Rebeca en el aula donde hace prácticas con alumnos con altas capacidades

A lo largo de toda mi vida profesional y académica me he preguntado qué me hacía diferente al resto que me permitiera optar a un puesto cualificado o a una beca atractiva.

Tras agarrar una maleta que contenía una fuga de cerebros extendida a muchos jóvenes cualificados de nuestro país, me fui para volver. A mi regreso, las ofertas se reducían a salarios precarios a cambio de: dos carreras, dos másteres universitarios, experiencia laboral, certificado de inglés  y un año en el extranjero. La falta de oportunidades  hacía que respuestas como: denegada, o “hemos seleccionado a alguien que se ajusta más al perfil”, hayan sido la cantinela de millones de jóvenes llenos de talento.

Actualmente, estoy cursando mi tercer máster universitario en Psicología de la educación en la UCM. Gracias a este título, hago prácticas en un programa de enriquecimiento para alumnado con Altas Capacidades. Son niños y niñas con mucho potencial, como el resto, y con talento y creatividad.

El talento no es una capacidad aislada, sino que va en consonancia con el contexto. Invertir en talento es evolución. Generar y trabajar el pensamiento crítico desde las escuelas es invertir en talento; potenciar al máximo a los estudiantes para que se conviertan en la mejor versión de sí mismos es invertir en talento; trabajar en la igualdad de oportunidades es invertir en talento; otorgar becas nacionales para estudiar en el extranjero es invertir en talento, y valorar el esfuerzo, es invertir en talento.

Haber recibido esta Beca me ha dado la oportunidad de ver la cantidad de competencia que existe en este país, la fortaleza de algunas personas que en su día a día pasan desapercibidas y  las ganas e ilusión de muchas otras que no paran a pesar de las adversidades y falta de facilidades que puedan encontrarse. Me siento agradecida, no solo por la sensación de reconocimiento de todos estos años, sino además por haber asistido a un evento de entrega de premios, en el que sentía la valía y el mérito de las personas premiadas.

Esta beca me ayudará a vivir con más facilidades durante este curso académico, en el que estudio y trabajo. Estudio para poder doctorarme en psicología, estudio para ser mejor profesional y poder gestionar y potenciar a personas con talento, estudio para trabajar y trabajo para estudiar, porque nunca se acaba de aprender y todo es un continuo aprendizaje.

Si me lo permiten, me quedaré con dos palabras: talento y diversidad. Talento,  el que tenían todos mis compañeros y compañeras merecedores de la beca, por el que se apuesta y es  motor del cambio social. Diversidad, que enmarca al talento del que me veo envuelta gracias a esta beca y diferencia lo que nos han impuesto como norma. Gracias por la oportunidad.

Rebeca Rubio,

beneficiaria de una beca ‘Oportunidad al talento’

 

via http://blog.fundaciononce.es/articulo/2018-02-23/oportunidad-al-talento

from Lau Espinoza https://lauespinoza.tumblr.com/post/171195072905

Advertisements